Propiedades del aceite de rosa de mosqueta y cómo usarlo

El aceite de rosa de mosqueta se obtiene de las semillas de las especies Rosa Rubiginosa, Rosa Canina o Rosa Moschata. Se trata de un aceite vegetal rico en ácidos grasos esenciales que pueden ayudarnos a estimular la renovación de la epidermis y suavizar la piel. Por eso se suele decir que es uno de los secretos de la eterna juventud. En el artículo de hoy, resumiremos los principales beneficios y usos que se le puede dar al aceite de rosa de mosqueta.

¿Qué es la rosa de mosqueta?

La rosa mosqueta (Rosa affinis rubiginosa L.) forma parte de la familia de las rosáceas junto con otras 2.500 especies de árboles y arbustos frutales. Se trata de un arbusto silvestre originario de Europa central que puede alcanzar los 2 metros de altura y que está cubierto de espinas de color violeta. De ramas delgadas y flexibles, tiene una flor de 5 pétalos de color rosa pálido que resulta muy atractiva.

Contiene una composición muy equilibrada de ácidos grasos esenciales como el omega 3, 6 y 9 y vitamina A y C, lo que la convierte en un aliado perfecto para la piel seca y con manchas. De hecho, el 80% de las semillas lo forman estos ácidos grasos poliinsaturados y el resto es mayoritariamente agua.

Además, gracias a su presencia de betacarotenos y bioflavonoides, el extracto de rosa de mosqueta es bueno para la vista, nos ayuda a mantener una buena salud y ayuda a regular la flora intestinal.

¿Cómo se obtiene el aceite de la rosa mosqueta?

De las semillas de la rosa mosqueta se obtiene su tan conocido aceite. Se trata de un aceite natural con grandes propiedades medicinales y grandes beneficios para nuestra piel.

Las semillas de la rosa mosqueta se pueden encontrar dentro del fruto que da la flor, conocido como escaramujo. Los frutos de este arbusto silvestre son unas bolas de un rojo vivo o más bien anaranjado que crecen justo debajo de los pétalos.

A diferencia del aceite de rosa que se obtiene a partir de sus pétalos únicamente, el aceite de rosa mosqueta puro se obtiene a través de la presión en frío de sus semillas.

También podemos obtener oleato o macerar los pétalos de mosqueta con un proceso más sencillo que podemos realizar en casa. Consiste en dejar los pétalos de la rosa en aceite de almendra para obtener un ungüento menos puro, pero con los mismos beneficios que el extracto que podrías comprar en una farmacia o incluidos en cualquier marca de cosmética.

¿Qué propiedades tiene el aceite de mosqueta?

El aceite de rosa de mosqueta o extracto de rosa mosqueta tiene propiedades dermatológicas muy beneficiosas para nuestra piel. Se podrían resumir en este listado de beneficios:

  • Regeneración celular de la piel
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Acelera la cicatrización y es epitelizante
  • Minimiza las manchas de la piel
  • Previene y disimula las estrías
  • Potente efecto antiedad
  • Reduce las marcas de acné de la piel
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Ayuda a unificar el tono de la piel
  • Aporta nutrición e hidratación
  • Es perfecto para pieles sensibles

Los usos que se le pueden dar a este increíble aceite son infinitos. De hecho, ya se aplica en forma de tatuajes temporales que cubren y ayudan a tratar cicatrices.

Y debes estar pensando que este largo listado parece muy interesante pero ¿sabes dónde y cómo debes aplicarlo para conseguir estos increíbles beneficios?

¿Cómo puedo usar el aceite de rosa mosqueta?

El aceite de rosa mosqueta se puede aplicar directamente sobre la piel debido a su suavidad. Tras realizar tu limpieza facial, puedes aplicar un par de gotas en tus manos limpias y aplicarlo a tu rostro con movimientos ascendentes.

Al ser un aceite seco, la piel lo absorbe muy fácilmente y sin dejar restos. Otra forma muy común de aplicarlo es en combinación con tus cremas hidratantes de uso diario.

Cuando vemos cada zona del cuerpo en más detalle, es necesario entender cómo aplicarlo y con qué objetivos o metas.

  • En la cara – aplica un par de gotas de aceite en tu cara y escote con un ligero masaje ascendente. También es perfecto para prevenir la sequedad y las pielecitas molestas en nuestros labios, ¡no te olvides de ellos en tu rutina facial! De hecho, también es recomendable para prevenir las patas de gallo.
  • En marcas como cicatrices, estrías o manchas – este maravilloso aceite es el remedio perfecto contra estas molestas marcas de la piel o imperfecciones. Repara cicatrices, calma cualquier irritación y atenúa las manchas de la piel.
  • En cualquier parte de tu cuerpo – el aceite de mosqueta te aporta luminosidad y elasticidad y te ayuda a mantener tu piel perfectamente hidratada. Aporta hidratación y nutrición, y muchos otros beneficios para tu piel.
  • En el cuero cabelludo – si notas sequedad o sientes que tu cuero cabelludo está dañado, puedes aplicar un par de gotas de aceite antes de lavártelo para remediarlo. Date un suave masaje durante un par de minutos y luego enjabónate como siempre. Si no es suficiente, puedes dejarlo actuar toda la noche cubriendo el pelo con un plástico y luego proceder con tu rutina de lavado.
  • En el pelo – Lávate el pelo y, cuando esté húmedo, aplica el aceite en tu cuero cabelludo. Es perfecto para aportarle la nutrición que necesita y te ayudará a renovarlo cuando esté dañado o le falte hidratación.

En Qomer puedes conseguir aceite de mosqueta virgen o refinado, y también en sus versiones orgánicas. Con pedidos al por mayor de mínimo 50kg, es una compra perfecta si te dedicas al sector cosmético y el aceite de rosa de mosqueta es un ingrediente imprescindible en tus formulaciones.

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01.png

Descarga esta Ficha Técnica

qomer-logo-01

Descarga esta Ficha Técnica