VITAMINA C ¿cuáles son sus beneficios en el organismo?

Grandes propiedades como antioxidante natural, regulador cardiovascular o protector de ácidos grasos

 

La Vitamina C (también conocida como ácido ascórbico) es un nutriente esencial y requerido para muchas funciones biológicas en el organismo.

Aunque la naranja, y en general, los cítricos son referencia para el público consumidor como fuente de esta Vitamina, existen otros alimentos con menor, igual o incluso mayor contenido como el kiwi, la col, la coliflor o las fresas. Además es interesante conocer fuentes novedosas de Vitamina C como una fruta amazónica, llamada Camu Camu.

Es curioso que los humanos, los primates y otros pocos animales no son capaces de sintetizar la Vitamina C en el organismo, y deben ingerirla en la dieta. Así pues es importante ingerirla en cantidades suficientes en la dieta diaria o, si esto no es posible, podemos ayudar a nuestro organismo con suplementos y complementos alimenticios.

Las propiedades beneficiosas para la salud derivadas de la vitamina C en los estudios científicos que se han realizado sobre ella la mayoría de las veces hacen referencia a su relación con ciertas enzimas que tienen un papel en la síntesis de colágeno, y a su capacidad como un potente antioxidante. Aunque puede que estas propiedades no sean tan conocidas como a las que estamos acostumbrados.

Propiedades:

 

FORMACIÓN DE COLÁGENO: La Vitamina C logra que las reacciones de formación de colágeno (fibra proteica fundamental en los huesos y en la piel de los humanos) se lleven a cabo de forma exitosa, porque ayuda al buen estado del hierro, parte de los enzimas que llevan a cabo estos procesos de generación del colágeno.

FORTALECIMIENTO DE VASOS SANGUÍNEOS: El colágeno, además es un componente principal de los vasos sanguíneos de nuestro sistema circulatorio y la Vitamina C ayuda a la proliferación de sus células.

Qomer vitamina C

RIESGO CARDIOVASCULAR: En general, diversos estudios demuestran que la exposición a los antioxidantes (como la Vitamina C, Vitamina E u otros)  muestra buenos resultados para los factores de riesgo cardiovascular, en parte, ya que favorecen una regulación de la presión sanguínea.

PROTECCIÓN DE ÁCIDOS GRASOS: Por otra parte, sabemos que hay grasas que son importantes para nuestro organismo, como los ácidos PUFAs (ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, Omega 3, Omega 6) y que nos interesa tener disponibles en perfectas condiciones. Pero el oxígeno y los radicales libres de nuestro organismo pueden causar su oxidación y, en este sentido, la Vitamina C puede proteger a estos ácidos grasos porque actúa de “secuestrador” de estos radicales libres, de esta manera protege las grasas de la oxidación y a su vez también a otros nutrientes.

Aplicaciones:

 

La Vitamina C, como otros antioxidantes y como otras vitaminas es fundamental para muchas funciones de nuestro organismo, siendo por ejemplo muy efectiva contra el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo en nuestro organismo está causado por el desequilibrio entre la producción de radicales libres procedentes del oxígeno y la capacidad de nuestro cuerpo de eliminarlos o de reparar los daños oxidativos que han causado.

Es interesante así para prevenir oxidaciones de compuestos importantes para nuestro organismo como ciertas grasas o proteínas.